Con el objetivo de ser un lugar de encuentro para los italianos residentes de Quillota y sus alrededores, y donde se pudieran preservar los valores culturales traídos desde el viejo mundo, en un ambiente cálido y familiar, se funda el día 04 de abril del año 1937 el Club “Casa degli Italiani de Quillota”.

Así, don Torcuato Pratesi se convertía en el primer responsable de conducir los destinos del Club, siendo elegido presidente del primer directorio de la institución, el que estaba conformado también por don Juan Vercellino, vicepresidente; don Ítalo Betta, secretario; y don Eduardo Dal Pozzo, prosecretario. Los señores Primo Rossi, Luis Bo, Eugenio Bo, Agustín Nattero y Carlos Pruzzo completaban aquella directiva.

Un total de 24 asociados daban vida a la casona ubicada en calle 21 de Mayo N° 99 de Quillota, donde la música, la lengua y las recetas de las comidas italianas hacían de ese espacio, un segundo hogar, que sin lugar a dudas les hacía sentir como en su patria.  Era el lugar idóneo para que todos ellos, y sus familias, pudieran expresarse a su usanza, sin que hubiese personas al lado mirándolos de manera extraña por el volumen de su voz, o por su característico uso de las manos para acompañar cada frase que pronunciaban.

En el mes de enero del año 1951, el Club opta por un cambio de aires, y muda su sede a la que hoy es su casa  y su actual ubicación, en la calle Blanco N° 315, a pocos metros de la plaza de armas de Quillota.

En este espacio se agregan a las actividades del Club el juego de las bochas, deporte típicamente italiano. Se construyeron un par de canchas, a las que se les dio un buen y activo uso por décadas. 

Junto con el cambio de casa, a mediados de agosto del mismo año 1951, se formó el Circolo Femminile de la Casa degli Italiani de Quillota, agrupación, dentro de la Institución, que sin lugar a dudas ha sido, desde entonces, y hasta la actualidad, uno de los motores que le ha dado vida a nuestro Club.

Actualmente, el Directorio del Club está conformado por don Héctor Madrid Pruzzo,  presidente; don Alessandro Lagomarsino Silva, vicepresidente; don Fabrizzio Medina Asmad, secretario; doña Flavia Razeto, prosecretaria; y don Ángelo Pruzzo, tesorero.  

Durante el último periodo, una de las directrices de la Institución ha sido, sin lugar a dudas, reactivar la difusión de la cultura italiana en la zona, y para estos efectos, por ejemplo, se han ofrecido al público, en algunos periodos, clases de italiano, en diferentes niveles.

En lo que a deporte respecta, una de las iniciativas que destaca es el apadrinamiento de jóvenes talentos en la disciplina de las bochas, lo que le ha permitido al Club, y a Quillota, estar presente, de forma progresiva, en diversos torneos y campeonatos. 

Por otra parte, la labor de beneficencia, presente ya en los orígenes de la organización, es algo que en la actualidad se encuentra plenamente vigente. Así, el Club, fundamentalmente a través de su Circolo Femminile, ha estado presente, de forma permanente, en hogares de ancianos, hogares de niños, y en otros ámbitos; intentando contribuir, e ir en ayuda, de quienes lo necesiten.

No cabe duda de que se trata de uno de los Clubes de colonia más antiguos del interior de la región de Valparaíso, pero hoy, pese a las dificultades, parecen estar más convencidos que nunca de seguir haciendo de algún lugar de estas tierras, un pedacito de Italia.  

“Ciertamente, no podemos dejar de atender el hecho que, por estos días, en la época en la que estamos viviendo, se hace difícil conservar el espíritu fundante que inspiró a los primeros socios. Es innegable que existe una infinidad de actividades que pueden ser más atractivas para los más jóvenes, y ello hace difícil una renovación más efectiva; pero también estamos conscientes de que se trata un fenómeno que está presente en muchos clubes de colonia. Es una encrucijada seria, potente, pero nosotros sabemos muy bien que, para apreciar la imagen del arcoíris, es necesario que llueva antes, y, mientras exista gente que esté dispuesta a ver ese arcoíris, nuestro Club tendrá varios aniversarios más por celebrar”, señaló don Héctor Madrid Pruzzo.

Y así es que, con todo, este año se celebra el 80° aniversario de la Corporación Casa degli Italiani de Quillota, año que coincide, a su vez, con la celebración de los 300 años desde la fundación de la ciudad de Quillota, razón por la cual se han programado diversas actividades; por ejemplo, la tradicional actividad con ocasión de la Fiesta Nacional de Italia, organizada por el Consulado Honorario de Italia en Valparaíso, que en esta oportunidad, y por primera vez, se llevará a cabo precisamente en las dependencias de la Casa degli Italiani de Quillota. 

Lo anterior, sin duda es parte del proceso de integración progresivo que la Corporación ha venido observando en el último tiempo, respecto de la orgánica regional de instituciones italianas; todo lo cual, ciertamente, es una muestra de que hoy la Casa degli Italiani de Quillota está más activa que nunca, y que, tal como lo señala su presidente, muchos son los aniversarios que le esperan a esta ya octogenaria Institución.